Ve También
prev next

Columna de TV: "El Hombre de Tu Vida: Chile versus Argentina"

 
   

 


Imagen foto_00000001
Canal 13

Me carga la gente que al referirse a una película basada en algún libro, caen en la tentación de comparar ambos relatos. Eso, por tres simples razones. Las obras deben defenderse a sí mismas, sin la necesidad de ser comparadas con otras. Por otra parte, la literatura y el cine son dos lenguajes con códigos propios y bastante disímiles, por lo tanto, ambos resultan incomparables. Y tercero; siempre, pero siempre, los críticos que usan tan maniqueo argumento dirán que el libro era mejor. Un asunto que suelen plantear para mostrase con un mayor vuelo intelectual, usando un argumento falaz que cae en la siutiquería y el clisé.

Lo que sucede con "El Hombre de Tu Vida" es una situación muy distinta. La nueva serie de Canal 13 es una adaptación de la exitosa serie argentina del mismo nombre, escrita y creada por Juan José Campanella, un director de aquellos: ganador de un Oscar con "El Secreto de Tus Ojos" y director de varios capítulos de series como "Dr. House", "La Ley y el Orden" y "30 Rock". Aunque quizás, "adaptación" es mucho decir en este caso. Porque más allá de los cambios en algunos contados planos, y uno que otro diálogo chilenizado, la versión chilena es calcada a la original: de los planos. el trabajo gráfico de los créditos y la música incidental, pasando por la dirección de arte, y por supuesto, los guiones.

Donde el trabajo de adaptación parece desarrollarse de manera más evidente es en las actuaciones. Y en ellas tenemos a dos ganadores que me parecen, superan a la original. Uno es el papel del Padre Francisco, un particular cura que en manos del grandioso Jaime Vadell -su papel en la película "Padre Nuestro" (2006) sigue siendo una de las mejores actuaciones del cine chileno-, alcanza un nivel de comedia muchísimo más fina que la lograda por su par argentino. El otro logro es el papel de Gloria, la prima del protagonista interpretado por Boris Quercia, quien genera el leit motiv de toda la serie, cuando se le ocurre armar un negocio de citas a ciegas con una trampa: en cada servicio que entrega construye al hombre ideal que sus clientas buscan, armando una farsa donde su desempleado primo es el encargado de interpretar al inexistente príncipe azul. Un papel que sumado a su interpretación de la matriarca en la exitosa serie "Las Vega's", pone a la actriz Francisca Imboden entre los mejores trabajos de la temporada televisiva 2013.

La gran diferencia entre el original y el remake nacional está en la interpretación del protagonista. Un papel encarnado en Argentina por Guillermo Francella, un actor más cercano a los papeles de comedias pícaras tipo "Infieles", mientras acá el protagónico lo sostiene Boris Quercia, un actor que decide construir a un personaje mucho más melancólico, víctima de sus circunstancias -quedar viudo a cargo de su hijo y luego desempleado- y aproblemado con el rol que le toca jugar. De esta manera la comedia queda en restringida  a ciertas sutilezas y toda la serie bordea un tinte melodramático. Es cierto, es apenas el primer capítulo, pero cierta indefinición en el tono que me impide conectar emocionalmente con ella. ¿A quién le habla? O más bien ¿desde dónde habla? ¿Desde este tipo solitario que se olvidó de vivir? o ¿desde un grupo mujeres algo ya cansadas de no encontrar, que buscan el amor por última vez? Indefiniciones que no serían un problema, si los personajes femeninos de quienes recurren al servicio de la cita, no parecieran tan pobremente explicados. Un problema, que para ser justos, viene ya desde el original.